Las comunidades de PISAC están haciendo una ardua labor para conservar su agricultura. La gran diversidad de la papa ha permitido encontrar semillas resistentes al cambio climático, que afecta ya a todo Perú. En los últimos 40 años se han perdido una cuarta parte de los glaciares y las lluvias ya no llegan al mismo patrón que antes. También deben lidiar con plagas extranjeras que llegan aquí producto del libre comercio. Casa comunidad resguarda sus variedades, además existe la Asociación de Comunidades del Parque de la Papa colaborando con el esfuerzo de conservar la semilla de miles de variedades. El parque de la Papa recibe el apoyo de la Asociación Andes, el Centro Internacional de la Papa y la Municipalidad Disctrital de PISAC. La sabiduría en los períodos Incas, permitió canalizar el agua del río Vilcanota y extender la agricultura de riego a nuevos grupos de terrazas. Los andenes o terrazas fueron fundamentales para la agricultura en PISAC, fueron formados en laderas y barrancos a través de la remoción de millones de toneladas de tierra y piedra. Los muros de contención se construyeron de piedra y una capa de cascajo debajo que facilitaba el drenaje y la oxigenación. Los andenes se comunicaban entre sí por peldaños flotantes. Posiblemente también cumplían con una función religiosa, permitiendo la entrada a la montaña sagrada. Las terrazas agricolas permitían retener la tierra y la humedad, adecuar las caídas de agua, realizar irrigacion y formar microclimas. De esta manera ampliaban la frontera agricola. El manejo del agua fue una de las obras más valorables de los Incas, lo cual permitió la transformación del territorio. La contención del río a lo largo de más de 3 kilómetros permitió evitar inundaciones y realizar el riego. En toda la ciudad de PISAC también había una extensa red de canales para conducir el agua, tal como en todas las ciudades incas, habían canales subterráneos, acueductos abiertos de piedra pulida y canales con molduras rutiscas para el riego. A través del riego, abono, drenajes, rotación de cultivos y descanso de suelos se lograban excelentes niveles de producción y se aseguraba la alimentación de todos los habitantes. También eran muy respetuosos con los ciclos naturales, siguiendo el calendario que marcaban los ciclos astronómicos. El 16 de Julio se realiza todavia el pago u ofrenda a la tierra para agradecer la abundancia regalada y pedir para la próxima temporada. Los sistemas de trabajo agricola, como la Mita (trabajo colectivo) y la Minga (trabajo por trueque), se mantienen vivos en las comunidades agrícolas hasta el día de hoy. La chicha (bebida con base en maíz fermentado) era consumida en grandes cantidades en mingas, mita, ceremonias y fiestas. Como parte de su producción se mantiene la tradicion de darle el primer vaso a la pachamama, regando en el suelo el primer vaso obtenido para invitary agradecer a la pachamama tener este alimento. Desde esos tiempos proviene también la sabiduría de "guardar alimento", como el chuñu (papa deshidratada), el maiz y la moraya. Qolqas o depósitos de alimentos. El estado del tiempo, entre otras predicciones eran dadas desde Intiwatana, el barrio central y más importante dedicado al culto y a la observación astronómica.
  • Te invito a que compartas este contenido si te gustó
  • Compartir en Facebook